La acera de enfrente

Lugares donde ser madre duele... en el bolsillo

Te imaginas vivir en un mundo donde tienes que pedirle permiso al Estado para tener hijos e incluso pagar un impuesto por ser padre; si vives en México seguro esto debe de parecerte cosa de otro mundo, porque en este país el control natal es sólo un sueño. Sin embargo, hay países en los que ser padre es un dolor en el  bolsillo por tener que pagar el deseo de serlo, como el caso de España y China.

➢    Ser madre: En este país es donde nacen anualmente menos niños en toda Europa, porque tiene políticas de apoyo a la maternidad precarias, pues no hay apoyo a las madres, ya que las mamás sólo disfrutan 16 semanas de descanso después de dar a luz, menos de la mitad de las que tiene derecho una madre búlgara con 58 semanas de descanso.

Además, en comparación con Noruega, Suecia, Dinamarca, Alemania y Suiza, los mejores países para formar una familia de acuerdo con el periódico español ABC, las familias españolas reciben entre 125 y 155 euros menos al mes porque la empresa o el lugar de trabajo de la madre sólo le pagan el 80%  de su salario que percibía antes del parto. Todas estas restricciones han causado que las mujeres en España sean las que deciden tener hijos más grandes o no tenerlos según menciona la misma fuente.

➢    Ser madre en China:
En este país desde 1979 se ha implementado  la política del “hijo único” con el fin de controlar la superpoblación en el país asiático. La política se ejerce a través de multas que se imponen en la renta, el pago de la familia u otros factores.

No obstante hay dos caras en esta política, ya que hay familias que a pesar de la multa deciden tener otro hijo, como el caso de un matrimonio cuya identidad aún no ha sido revelada, quienes prefirieron pagar 250 mil dólares por el deseo de volver a ser padres.

Pero también está el otro extremo, el caso de Feng Jianmei, una chica de 22 años que estaba embarazada de 7 meses cuando las autoridades del condado de Zhenping, en la provincia de Shaanxi la forzaron a practicarse un aborto por no haber podido pagar la multa de 40 mil yuanes, porque necesitaba el dinero para tratar el cáncer de su suegra.

Ante el caso del control poblacional y la falta de condiciones optimas que propicien la maternidad, el biólogo y profesor de Stanford, Paul Ehrlich concluye que en un futuro cercano los países tendrán que implementar un control poblacional más estricto, para que la población a nivel mundial comience a disminuir para que “nuestros hijos, nietos y bisnietos puedan vivir vidas decentes, mejores de las que vivimos hoy. Y tú, ¿qué opinas?

¿Cómo te sientes después de leer este artículo?

Artículos principales

Cargando...