Tema del Momento

De rebelde a tonto en instantes

A veces es difícil mirar lo que somos en tiempo presente, reconocernos y nombrarnos, porque existe una duda latente introyectada en todo ser humano y es preguntarse "¿qué hubiera pasado si…?" Esa simple duda es una mirada de nuestra existencia, un vistazo hacia la infelicidad, la insatisfacción por lo que no tenemos y lo que no somos.


Dejo la siguiente reflexión y les cuento una breve anécdota:

  • Si no hubiera tomado el auto sin permiso, ¿qué hubiera pasado?

Mi abuelo me enseñó a manejar a los 16 años, cuatro meses antes de que muriera. Después del entierro, se leyó el testamente donde yo me hice la orgullosa heredera de un Cadillac rojo de la década de los sesenta. El objeto más preciado de mi “viejito”.

No causará sorpresa contarles que de inmediato mis padres exclamaron increíbles reglas sobre aquel objeto que no les pertenecía. “No puedes conducir el auto sin permiso”, “el auto no va a ser tuyo hasta que seas mayor de edad” y “si alguno de nosotros no está en el auto, no puedes acercarte a él”. Ante tanta regla, yo no podía nada.

Cierto día, una amiga me invitó a una fiesta. Habíamos hecho el plan: iríamos juntas y al final yo me quedaría a dormir en su casa. Era la mejor idea del mundo según nosotras, pero mis padres no compartieron la emoción, de hecho me impidieron ir a toda costa ir a la fiesta.

En mi capricho me rebelé. Cuando mis padres estaban dormidos, tomé las llaves del auto, lo encendí y salí huyendo a casi 100 km/h estampándome en la pared de mi vecino y hundiendo toda la parte de atrás del vehículo. No sólo mis padres despertaron al escuchar el golpe, todos mis vecinos salieron de sus casas.

No podía creer lo que había pasado no sólo había adquirido una deuda enorme también había destruido la mayor posesión de mi abuelo. ¿Alguna vez te condenaste por ser rebelde? Yo sí. Aún lamento ese día con toda el alma, porque ahí condené mi libertad. Quizá eso no hubiera pasado de no haber tomado el auto. Quién sabe

Cargando...