El proyecto millonario que ha dividido a los habitantes del DF

Como parece que ya todo está decidido y la consulta podría ser una simulación, el tema llegó con sarcasmo a las redes sociales, en You Tube el grupo Los Super Cívicos publicó “La verdad sobre el Corredor Chapultepec”

Imagen tomada de YoutubeImagen tomada de Youtube

La Ciudad de México tiene casi 700 años en su proceso de construcción, lo que nos indica es un ente vivo que nunca termina su crecimiento y adaptación a las modalidades que impone el tiempo a la sociedad y ésta a sus formas de convivencia.

La ciudad es el invento político más importante creado por el hombre y cuando lo hizo fue, en principio, para acceder a la seguridad, posteriormente, al desarrollarse la sociedad, dentro de la ciudad se crearon los elementos que dieron entrada a los individuos y las familias a los servicios necesarios para su crecimiento como fueron salud, educación, abasto, transporte, y demás, lo que permitió que la ciudades se convirtieran en entidades con una vida política, económica, social y cultural con sus propias características.

Es una realidad que la ciudad configura el espacio más buscado por hombres y mujeres para establecer su hogar, muchas generaciones han transcurrido a su interior, de manera que, a diferencia de la realidad demográfica del México de hace 100 años, hoy la población es mayoritariamente urbana, habita en una ciudad y dentro del conjunto, la Ciudad de México es la más relevante por su historia, importancia política, económica y cultural.

Desde hace quince años el Gobierno de la Ciudad en turno, al estar en manos de grupos políticamente opositores al gobierno federal, han argumentado que los recursos financieros con que cuentan, por la recaudación propia y las aportaciones federales, son insuficientes y por ello instrumentaron nuevas formas de obtener recursos, como la verificación de los vehículos, la caducidad de las actas del registro civil, el incremento en las tarifas de agua, el aumento en el pago del predial, las multas por las infracciones de tránsito y demás.

Ante la supuesta o real insuficiencia de recursos, las autoridades recurrieron al financiamiento privado para la construcción de obras públicas, como el segundo piso, que son concesionadas por algunas décadas a los particulares y los usuarios deben pagar por utilizarlas. El gobierno argumenta que los recursos que no aplica en la construcción de esa infraestructura, los “invierte” en programas sociales.

Hoy está en el debate de la Delegación Cuauhtémoc, que no de la capital, la transformación de lo que se ha denominado “Corredor Cultural Chapultepec – Zona Rosa” que contempla la construcción de un segundo piso y podría hacerse con recursos privados y financiarse con locales destinados al comercio.

El proyecto fue anunciado por el Gobierno del Distrito Federal en mayo de 2014. Argumentó la conveniencia y necesidad de construir una “calle completa con vocación cultural” en avenida Chapultepec, de la calle de Lieja a la Glorieta de Insurgentes, con una extensión de 1.3 kilómetros; 79 mil 300 metros cuadrados en el nivel superficial y 36 mil 700 metros cuadrados en calles aledañas y estacionamientos subterráneos.

Por su ubicación estratégica los urbanistas coinciden en que la avenida Chapultepec y la Zona Rosa deben ser remozadas pero tienen dudas acerca de la rentabilidad de los comercios que eventualmente se ubicarían en el segundo piso que sería construido. “Si la gente no sube las escaleras, los comercios corren el riesgo de quedar abandonados”.

En su artículo “Corredor Chapultepec” Sergio Sarmiento (Reforma, 3 diciembre 2015) señala: “Otra crítica es que el proyecto es demasiado ambicioso y olvida que su propósito debe ser el rescate de la avenida Chapultepec. Un proyecto que incluyera nada más las obras y medidas de superficie lograría el propósito de recuperación de la zona a un precio mucho más bajo. Habría que incluir la ampliación y remozamiento de las aceras, la reordenación del transporte público, el ordenamiento de los cruces peatonales, la sustitución de árboles enfermos, la colocación de nuevos árboles y, sobre todo, la eliminación de los puestos del comercio informal que actualmente se encuentran sobre las aceras. Un proyecto así, sin embargo, no generaría los recursos financieros de los comercios del segundo piso y, por lo tanto, habría que cobrárselo a los contribuyentes.”

Como sucede en la ciudad con este tipo de determinaciones, construir un segundo piso en Avenida Chapultepec no fue aceptado por parte de los ciudadanos, sobre todo los vecinos que serían afectados de realizarse, el Gobierno del Distrito Federal propuso someter a consulta y votación el proyecto.

El tema se politizó rápidamente, el partido Morena, dominante en la ciudad, se opone al proyecto, el PRD, está a favor. Los grupos de la sociedad civil también están divididos y los únicos que podrán votar serán los vecinos de la Delegación Cuauhtémoc, aunque algunos dicen que podrían llegar algunos “acarreados” a emitir su voto.

Como parece que ya todo está decidido y la consulta podría ser una simulación, el tema llegó con sarcasmo a las redes sociales, en YouTube el grupo Los Super Cívicos publicó “La verdad sobre el Corredor Chapultepec” es una crítica sobre el proyecto y el proceso de consulta que refleja con humor, el sentir de muchos en la ciudad que se sienten excluidos de las determinaciones que transforman el espacio público, por la vía de la privatización. Piénselo bien. La ciudad debe crecer y transformarse. Pero ¿debe hacerlo como propone el gobierno de Miguel Mancera? La ciudad somos todos.

Aquí el video:


Cargando...