La guapa mujer a la que no quiso recibir el presidente de México

La oficina de Los Pinos se disculpó. Ni en secreto Peña Nieto recibiría a esa bella mujer de 37 años.

La política exterior de un país se integra por la serie de decisiones que adopta el gobierno en turno de un Estado, en función de sus intereses nacionales y en relación con el contexto internacional. Es la variable externa de un proyecto de gobierno en un determinado momento histórico.

Según los especialistas la política exterior no puede estar separada de la política interior de los Estados; es manejada por el grupo que se encuentra en el poder, por lo que varía de un gobierno a otro; sus estrategias deben conciliar los intereses de la nación con los globales y debe establecer objetivos específicos para la solución de un problema.

Durante décadas la política exterior de México fue un baluarte al que acudían aquellos individuos que por disentir de las prácticas de sus gobiernos se veían obligados a refugiarse en nuestro país. Lo mismo sucedió en situaciones en las que los gobiernos eran derrocados y los gobernantes legítimos llegaban a México.

La política exterior mexicana estuvo sustentada en principios que la caracterizaron en relación a las prácticas de otras naciones. Fueron los siguientes: Respeto a la Autodeterminación de los pueblos; No intervención; Solución pacífica de controversias internacionales; Proscripción de amenaza o del uso de la fuerza en las relaciones internacionales; Igualdad jurídica de los Estados; Cooperación internacional para el desarrollo; y Lucha por la paz y la seguridad internacionales. Estos principios marcaron la presencia de México en organizamos internacionales y ante problemas que se suscitaron en Latinoamérica, principalmente.

Siendo facultad del presidente de la república, la política exterior de México experimentó variaciones en la aplicación de los principios que le dieron cause, a partir de la presidencia de Vicente Fox que la desarrolló siguiendo su propio estilo, que lo llevó a generar conflictos diplomáticos con algunos países de la región, como Cuba y Venezuela.

En el caso de Venezuela Vicente Fox reclamó al gobierno de Hugo Chavez su tendencia a intervenir en los asuntos de otros países, lo que interpretó como una estrategia para extender su influencia política e ideológica en la región, apoyado por los recursos financieros de la riqueza petrolera de Venezuela. La controversia terminó en el enfrentamiento verbal entre ambos presidentes y el alejamiento diplomático de los dos países, situación que se mantuvo aún después de la muerte de Hugo Chavez hace casi tres años.

Al morir Hugo Chavez, Nicolás Maduró lo sucedió en el poder. Contrario a su antecesor que gozó de aceptación popular, Maduro cuenta apenas con el 20% de aprobación. Su gobierno se ha desar

rollado en medio de la confrontación con los grupos políticos de oposición que lo responsabilizan del deterioro socioeconómico de Venezuela de los pasados tres años, en los que se alcanzó una inflación de más del 115 por ciento hasta el mes de septiembre, escasez de productos básicos, recesión, aumento en la criminalidad y represión a las protestas opositoras y a los personajes destacados de la oposición política.

Entre los políticos de oposición llevados a prisión acusados de “amenazar al gobierno” de Nicolás Maduro, se encuentra Leopoldo López, con casi dos años en la cárcel. Lo que llevó a su esposa Lilian Tintori, a convertirse en una activista en Venezuela y en diferentes países, a donde acudió en busca de apoyo y del pronunciamiento de los gobiernos en contra de las persecuciones políticas de gobierno de Maduro.

Hace unos días avanzó por la vía electoral la oposición al gobierno de Maduro. La Mesa de Unidad Democrática alcanzó 107 lugares para la Asamblea Nacional, y el partido del gobierno Socialista Unido de Venezuela 55.

La situación política en gestación reavivó la demanda de libertad para los presos políticos en Venezuela y el recuerdo de la petición de apoyo al gobierno de Enrique Peña Nieto de Parte de Lilian Tintori, que no ha obtenido respuesta.

Al respecto el periodista Ciro Gómez Leyva (9 diciembre 2015) publico el artículo “Presidente Peña Nieto ¿no se le cae la cara de vergüenza? Dice: En su viaje de diciembre del año pasado al DF, la opositora venezolana Lilian Tintori buscó una cita con el presidente Peña Nieto. No tenía el viento a favor. Su esposo Leopoldo López cumplía 10 meses en prisión, las protestas contra el régimen de Nicolás Maduro se apagaban y los gobiernos de América Latina solapaban con indiferencia una cadena de atrocidades en Venezuela.

La oficina de Los Pinos se disculpó. Ni en secreto el Presidente recibiría a esa bella mujer de 37 años que, súbitamente, había heredado la responsabilidad de ser la portavoz esencial de los venezolanos amenazados y perseguidos. Una mujer mesurada, con personalidad propia, discurso, sensibilidad. Lilian Tintori era un riesgo para un Presidente que había optado por no molestar ni con un suspiro al Caracas dictatorial.

Entre septiembre y octubre, tras reunirse con el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, y el primer ministro francés, Manuel Valls, Lilian volvió a intentar una cita con el presidente Peña Nieto. Ni siquiera le contestaron.

Da la impresión de que con la llegada del siglo XXI se extraviaron los principios que dieron lustre a la política exterior mexicana. La política exterior es también compromiso. Así se llega a la grandeza. Ni los tibios ni los mudos pasan a la historia.

Te puede interesar:


Cargando...