Ciencia neta

La misión NEOWISE y la necesaria tarea de encontrar asteroides peligrosos

Por Javier Peláez

Representación artística de NEOWISE - NASARepresentación artística de NEOWISE - NASA

En 2009 la NASA lanzó un moderno telescopio muy sensible al infrarrojo con la misión de cartografiar el Universo en ese espectro para buscar y catalogar todo tipo de objetos, desde enanas marrones a grandes galaxias. Aquel Telescopio espacial, denominado WISE (Wide-field Infrared Survey Explorer) realizó un gran trabajo hasta que en septiembre de 2010 agotó el refrigerante destinados a sus sensores de alta definición en infrarrojo para objetos muy lejanos.

Su labor había sido impecable en el rango más amplio del Cosmos pero ya no quedaba más refrigerante para seguir con esa tarea y su lejana situación en el punto 1 de Lagrange hacía materialmente imposible llegar hasta él para volver a cargarlo.

Se presentó entonces una posibilidad muy interesante para este telescopio: Seguir observando objetos más próximos ya que los ingenieros de NASA decidieron probar cómo se desenvolvía el WISE en la detección de NEOs, Objetos Cercanos a la Tierra, entre ellos cometas y asteroides.

Surge así la misión NEOWISE, un nombre realmente apropiado tanto por su nueva misión que convierten este telescopio en otro prácticamente nuevo (utilizando la NEOCAM para detección de objetos cercanos) como por su nueva utilidad en la detección de estos NEOs.

Tras un periodo de hibernación, el renacido NEOWISE volvió a la actividad  y transcurrido su primer año, en diciembre de 2014, los ingenieros han hecho público esta misma semana un informe con el resumen de sus logros.

En ese periodo de doce meses el telescopio ha detectado 245 objetos cercanos a la Tierra que ya conocíamos previamente y que quedan ya confirmados con las nuevas observaciones. Pero además ha descubierto otros 40 NEOs de los cuales no teníamos constancia entre los que se encuentran tres nuevos cometas.

 

Comet C/2013 UQ4 (Catalina) descubierto por NEOWISEComet C/2013 UQ4 (Catalina) descubierto por NEOWISE

Y aquí viene lo interesante porque ocho de estos cuarenta nuevos objetos cercanos a la Tierra descubiertos han sido catalogados como potencialmente peligrosos para nosotros, es decir tienen alguna posibilidad de darnos algún que otro susto.

Para tranquilidad de los lectores también debemos decir que la Unión Astronómica Internacional cataloga como NEO a todo objeto cuyo perihelio es igual o inferior a 1,3 unidades astronómicas (la distancia de la Tierra al Sol), lo cual en términos astronómicos aunque es muy pequeña es bastante segura.

El descubrimiento más significativo de NEOWISE es el asteroide YP139 2013, un enorme pedrusco de 650 metros de diámetro cuya órbita estimada podría acercarlo a unos 490.000 kilómetros de la Tierra. Eso sí, la buena noticia es que no resulta una amenaza inmediata puesto que afortunadamente su paso no tendría lugar hasta el siglo que viene.

Observar el cielo nocturno es una práctica fascinante que desde Astronomía para terrícolas no nos cansamos de recomendar. Nos ayuda a entender nuestra privilegiada, y a la vez humilde, posición en un vasto Universo. Nos entretiene, nos sorprende y nos maravilla ante el gran espectáculo de la bóveda celeste.

 

Trayectoria del asteroide YP139 2013 descubierto por NEOWISE - NASATrayectoria del asteroide YP139 2013 descubierto por NEOWISE - NASA

Sin embargo contemplar esa majestuosidad también es una experiencia engañosa. Ante el acostumbrado movimiento diario de las estrellas y planetas tendemos a pensar que todo ahí arriba es preciso y calculado. La paz y tranquilidad que se vive ante el cielo nocturno nos lleva a considerar que estamos ante un gran reloj de maquinaria perfecta en donde todo es estático y calculado.

No es cierto. El Universo no es un coordinado conjunto de cuerpos que cruzan ordenados nuestra vista, en realidad deberíamos entender que se parece más a una inmensa mesa de billar donde miles de millones de bolas juegan una partida en la que, en cualquier momento y sin avisar, chocan entre ellas, se desvían, se fusionan o incluso se destruyen. Más allá de la aparente armonía con la que percibimos el Cosmos, pocas cosas son fijas en él: Galaxias que colisionan, trayectorias que se alteran al paso de objetos masivos, órbitas que cambian por choques en un oscuro rincón del vacío…

En ese mundo cambiante y en evolución debemos comprender lo antes posible que una de las más importantes tareas que tiene la astronomía en la actualidad es realizar el más completo seguimiento posible de la miríada de objetos que nos rodean, no solo para ampliar nuestro conocimiento del Universo sino también para nuestra propia seguridad… estoy seguro de que a nadie le gustaría terminar como los dinosaurios con una súbita luz seguida de un gigantesco cráter.

 

Esta imagen dada a conocer por el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA el jueves 28 de julio del 2011 muestra el lado oscuro del asteroide Vesta captado por la nave Dawn el 23 de julio del ... más 
Esta imagen dada a conocer por el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA el jueves 28 de julio del 2011 muestra el lado oscuro del asteroide Vesta captado por la nave Dawn el 23 de julio del 2011. (Foto AP/NASA/JPL) menos 
1 / 5
Associated Press
lun, 1 ago 2011 09:02 CDT

 

Más información y referencias:

Agle, DC; Webster, Guy; Brown, Dwayne. «Recently Reactivated NASA Spacecraft Spots Its First New Asteroid» JPL NASA 07 enero 2014

Web oficial del proyecto NEOWISE: http://neowise.ipac.caltech.edu/

 

Cargando...