Guías médicas hacen que millones de personas eviten fármacos que salvan la vida

(Reuters Health) - Más de 9 millones de personas perderían

la oportunidad de utilizar fármacos para reducir el colesterol

que previenen el infarto y los ACV si los médicos optan por una

guía clínica en lugar de otra, de acuerdo con un nuevo estudio.

Eso es porque la Comisión Especial de Servicios Preventivos

de Estados Unidos (USPSTF, por su sigla en inglés) fijó un

umbral más alto para el uso de las estatinas que el Colegio

Estadounidense de Cardiología y la Asociación Estadounidense del

Corazón (ACC/AHA, por su sigla en inglés).

"Diría que aún estamos buscando las guías perfectas", dijo

el autor principal, Michael Pencina, de Duke University, Durham,

Carolina del Norte.

Las guías del 2013 de ACC/AHA recomiendan las estatinas para

los pacientes de entre 40 y 75 años con un riesgo de sufrir un

infarto o un ACV en los próximos 10 años de por lo menos el 7,5

por ciento (la calculadora de riesgo cardiovascular de ACC/AHA

se puede consultar en http://bit.ly/2pPwoXh).

Las guías de ACC/AHA también aconsejan las estatinas para

los pacientes con enfermedad cardiovascular, los diabéticos de

entre 40 y 75 años, y los adultos con colesterol “malo” o LDL

elevado.

Las recomendación de USPSTF del 2016 respalda el uso de

estatinas para los pacientes de entre 40 y 75 años con por lo

menos un 10 por ciento o más de riesgo de sufrir un infarto o un

ACV en la próxima década y con por lo menos un factor de riesgo

cardiovascular, como la diabetes o la hipertensión.

Pencina dijo que cada vez menos pacientes usarían las

estatinas de acuerdo con las guías de la USPSTF más

conservadoras.

El equipo aplicó las guías a una muestra representativa de

la población nacional de 3416 personas sin antecedentes

cardiovasculares entre el 2009 y el 2014. El 21,5 por ciento

estaba utilizando estatinas para prevenir el infarto y el ACV.

Otro 24,3 por ciento también hubiese utilizado estatinas si

todos los médicos siguieran las guías de ACC/AHA, comparado con

otro 15,8 por ciento si todos los médicos siguieran las guías de

la USPSTF.

La diferencia entre ambas guías equivale a 9,3 millones de

estadounidenses, publica el equipo en JAMA.

Con las guías de la USPSTF, algunos diabéticos no usarían

estatinas. Más de la mitad de esos excluidos serían adultos de

mediana edad con más de un 30 por ciento de riesgo de tener una

complicación cardiovascular en los siguientes 30 años.

"Una de cada tres personas tendrá una complicación

cardiovascular en las próximas tres décadas", dijo Pencina.

La USPSTF explicó a Reuters Health a través de una

declaración: "Como la USPSTF hace recomendaciones asociadas con

la evidencia disponible, nos concentramos en aconsejar las

estatinas para las personas a las que más las beneficiarán, de

acuerdo con la evidencia, aunque la última decisión debería

tomarse en una conversación entre el médico y el paciente".

En su revisión de la evidencia, la USPSTF se concentró en 19

estudios sobre 71.344 personas sin enfermedad cardiovascular.

Los participantes eran un 14 por ciento menos propensos a morir

durante el período de estudio si tomaban estatinas que si

tomaban un placebo o nada.

El riesgo de padecer efectos adversos por las estatinas

también era bajo, según se informó.

FUENTE: JAMA, online 18 de abril del 2017

Cargando...