Industria pide más impulso a micro y pequeñas empresas constructoras

México, 9 Feb (Notimex).- La Asociación Mexicana de la Industria de la Construcción (AMIC) sostuvo que en momentos en que las condiciones internas del país y el contexto internacional se han complicado, es tiempo de dar más impulso a las micro, pequeñas y medianas empresas del sector.

El presidente de la AMIC, Francisco Javier Gallo Palmer, señaló que pugnarán porque haya piso parejo para las más de 40 mil empresas del sector, pues aseguró que de ese total, entre 3.0 y 4.0 por ciento son grandes, monopolizan la obra pública y dejan fuera a 95 por ciento de las micro, pequeñas y medianas.

Entrevistado en el marco de la sesión mensual del Comité Ejecutivo Nacional de AMIC, sostuvo que debido a factores como el incremento en el precio de los combustibles, el deslizamiento del peso frente al dólar e incluso el aumento al salario mínimo se han elevado los costos de la industria de la construcción hasta 30 por ciento.

Expuso que a lo anterior se suma la reducción de más de 230 mil millones de pesos que las autoridades federales decretaron al presupuesto de obra pública, lo que coloca al sector y en particular a las Mipymes en una posición precaria.

Subrayó que el impacto social de este escenario es delicado, debido a que miles de personas que se dedican al ramo de la construcción se van a quedar sin trabajo, lo que podría agravarse con la eventual repatriación de connacionales.

Por lo anterior, Gallo Palmer dio a conocer que se organizan para proponer una serie de cambios legislativos y de políticas públicas que incentiven la actividad de la construcción en México.

Como ejemplo, dijo que el próximo 22 de febrero realizarán un foro en el Senado de la República para pedir cambios a varios artículos de la Ley Federal de Obras y buscarán contacto con representantes de los tres niveles de gobierno, a fin de que las Mipymes del sector de la construcción tengan “piso parejo” en la contratación de obra pública.

Asimismo, el dirigente de la AMIC explicó que decidieron salirse de la Cámara Mexicana de la Industria (CMIC) por las prácticas antidemocráticas que se dieron en dicha organización mediante cambios de estatutos, como eliminar el voto de los integrantes para la toma de decisiones.

Refirió que se cambió el concepto de socios por el de afiliados, lo que no es correcto, porque el patrimonio de la Cámara es de todos los miembros y no sólo de los dirigentes en turno.

A cinco meses de creada, la AMIC cuenta con 30 delegaciones en todo el país, mil 800 socios y buscan en 2017 llegar a tres mil en su membresía.

NTX/APM/SHV

Cargando...